martes, 10 de diciembre de 2013

17 & Gone - Nova Ren Suma


A sus diecisiete años, Lauren está teniendo visiones de niñas que han desaparecido. Y todas estas chicas tienen una cosa en común: tienen 17 y se han ido sin dejar rastro.  Mientras Lauren lucha por deshacerse de esas pesadillas, preguntas imposibles demandan respuestas urgentes: ¿Por qué las chicas hablan con Lauren? ¿Cómo puede ayudar? Y... ¿es ella la siguiente? Mientras Lauren busca pistas, todo empieza a desmoronarse, y cuando se encuentra con  tierras de muerte en el hospital, una terrible verdad emerge, cambiándolo todo.
Con la complejidad y la riqueza, Nova Ren Suma proporciona una interpretación hermosa visual y dulce de lo que significa estar perdida.





Primer Capítulo

Prólogo


Traducido por Jessy.
 
CHICAS desaparecen todos los días. Se escapan por las ventanas de su habitación y entran sigilosamente a autos de extraños. Dejan notas de despedida o no tienen la oportunidad de decírselo a nadie. Cruzan fronteras. Piden aventones, apretándose en asientos traseros hacinados, sentadas en dispuestos regazos. Se encogen y se agachan, o empujan sus cuerpos fuera de techos corredizos y  emiten gritos de victoria. Las chicas hacen planes para ir, pero también se desvanecen sin quererlo, y a veces las personas las confunden entre sí. Algunas chicas van pateando y gritando, y arañando los ojos de quien sea  no les permite quedarse. Y entonces están las chicas que nunca llegan a donde van. Que desaparecen. Sus finales son interminables, sus historias desconocidas. Esas chicas están perdidas, y yo soy la única que las ha visto.

Conozco sus nombres, conozco donde terminaron—un lugar que parece tanto sin forma e ilimitado como el antiguo pozo en la propiedad abandonada a las afueras de la carretera Hollow Mill que se traga a los perros de la ciudad. 

Quiero contarle a todos acerca de estas chicas, sobre lo que está sucediendo, quiero advertirlos, quiero darles una oportunidad. Quiero asustarlos. Lo haría, también, si pensara que alguien me creería. Hay chicas como Abby, que se montó en un coche en la noche. Y chicas como Shyann, que corrió, literalmente, de sus verdugos y siguió corriendo. Chicas como Madison, que tomo el bus por la ciudad con un número de teléfono ceñido a su bolsillo y estrellas en sus ojos. Chicas como Isabeth, que entraron al auto incluso cuando todo en ella estaba advirtiéndole alejarse.

Y hay chicas como Trina, que nadie se molestó en buscar; chicas de las que la policía nunca escucho porque nadie se preocupó lo suficiente para reportar su desaparición.

Otra chica podría irse hoy. Podría estar ajustando una bufanda alrededor de su rostro para protegerlo del frio, buscando en los bolsillos de su abrigo las llaves de su auto, por lo que ellos estarían afuera y listos cuando ella llegara a su auto en el oscuro estacionamiento. Podría echar un vistazo por las brillantes y centellantes ventanas del restaurant más cercano mientras ella se apresura en pasar. Y luego cuando está fuera de la vista, sombrías manos podrían cogerla, la vereda podría tragársela. El único rastro de la chica seria la bufanda de lana a rayas que dejo caer sobre el trozo de hielo negro, y cuando venga un auto y la arrolle, arrastrándola lejos en sus llantas para la nieve, no habrá ni siquiera eso.

Podría estar equivocada.

Digamos que estoy equivocada.

Digamos que no hay ningunas manos.

Porque lo que a veces creo es que podría estar mirando directamente a una de las chicas—como aquella en mi sección en la sala de estudio, la que se las arregla con trigonometría y dibuja garabatos de agonía en los márgenes porque odia las matemáticas. Aparto la mirada por un segundo, y cuando vuelvo a girar, la silla de la chica esta vacía, su problema de trigonometría abandonado. Y eso es todo: Nunca veré a esa chica otra vez. Ha desaparecido. Creo que es tan simple como eso. Sin luchar, si alguna forma de detenerlo, ahí un instante, no ahí al siguiente. Eso es lo que ocurrió con Abby—y con Shyann y Maddison e Isabeth y Trina, y las otras. Y estoy bastante segura es lo que va a pasarme a mí. 


 
DESAPARECIDA


ABIGAIL SINCLAIR


TIPO DE CASO: En peligro por huida.
FECHA DE NACIMIENTO: 20 de Junio, 1995
DESAPARICIÓN: 2 de Septiembre, 2012
EDAD ACTUAL: 17
SEXO: Femenino
RAZA: Caucásica
CABELLO: Marrón
OJOS: Marrón
ALTURA: 5’ 7” (1.74 cm)
PESO: 120 lbs (54 kg)
DESAPARECIDA EN: Orange Terrace, NJ, Estados Unidos
CIRCUNSTANCIAS: Abigail, quien se conoce más a menudo por el apodo de Abby, se reportó desaparecida el 2 de Septiembre, pero puede haber sido vista por última vez el 29 de Julio o el 30 de Julio en el área del Campamento de Verano para Chicas Lady-of-the-Pines en la zona de Pinecliff del estado de Nueva York. Se dice que monto una bicicleta Schwinn azul fuera del campamento después de que se apagaran las luces a las 9 p.m. Pudo haber estado usando pantalones cortos de color rojo y una camiseta de consejera del campamento. Su nariz esta perforada. Su familia no cree que haya regresado a New Jersey.

QUIEN TENGA INFORMACIÓN CONTACTE A:


Departamento de Policía de Pinecliff (Nueva York) 1-845-555-1100
Departamento de Policía de Orange Terrace (Nueva Jersey) 1-609-555-6638

1 comentario:

¡Hey tú! Si, tú. Recuerda que un blog se alimenta de comentarios, así que no te vayas sin dar tu opinión;)

Social Profiles

Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Email Pinterest

Followers

Popular Posts

Blog Archive

Oriana Torrelles. Con la tecnología de Blogger.

Copyright © Imaginando Libros | Powered by Blogger
Design by Lizard Themes | Blogger Theme by Lasantha - PremiumBloggerTemplates.com